DAVID RUIPÉREZ.- El RD que regula la prescripción enfermera aprobado por el PP con el ministro Alfonso Alonso al frente de Sanidad se encamina a una modificación pactada entre enfermeros y médicos para que las enfermeras puedan hacer su trabajo con seguridad jurídica y las organizaciones médicas se sienta cómodas con el rol de la enfermera en un entorno colaborativo. La reunión, celebrada hoy en el Ministerio de Sanidad entre los representantes de ambas profesiones, augura un nuevo clima de entendimiento que desbloquee la situación creada por un decreto que ataba de pies y manos a las enfermeras en su labor cotidiana y creaba inseguridad jurídica. Según los presentes en la reunión, gracias a la mediación de la ministra, Dolors Montserrat, se podría acabar por fin con un cisma que perjudica a los profesionales y, sobre todo, a los pacientes.

A la salida de la reunión, el presidente del Consejo General de Enfermería, Máximo González Jurado, ha declarado que “para dos profesiones que trabajan juntas y que están históricamente ligadas no es bueno que exista un conflicto, aunque a veces estás cosas son difíciles cuando se trata de aspectos competenciales. Para el artículo 3.2 se busca una redacción adecuada, que deje cómodos a todos los implicados y un nuevo grupo de trabajo entre las dos profesiones y el Ministerio consensuará un texto que se aprobará en el Foro de las Profesiones oficialmente para que luego la ministra lo lleve al Consejo Interterritorial del próximo 21 de junio. Irá todo muy rápido porque hay buena voluntad. La Ley del Medicamento, según nuestra interpretación, siempre ha dejado claro que la actuación enfermera respecto a medicamentos de prescripción médica, viene tras un diagnóstico y una prescripción de los galenos, por eso vamos a trabajar para conseguir una nueva redacción que de seguridad a ambas partes”, asegura González Jurado.

Dentro de la Ley

Los enfermeros confirman que las guías clínicas y protocolos que marquen su actuación respecto a fármacos de prescripción incluirán de forma explícita que deberá haber un diagnóstico y una prescripción médica. “La enfermera no va a diagnosticar un infarto de miocardio, pero si a las tres de la mañana tiene un paciente infartado que necesita ayuda, la enfermera hará lo que tiene que hacer para resolver el problema. ¿Cómo cambia la actuación de la enfermera? En que van a trabajar con seguridad y que lo que están haciendo por sentido de la responsabilidad lo harán dentro de la Ley y, por supuesto, los medicamentos no sujetos a prescripción médica pueden ser prescritos por la enfermería”.

Para el presidente de los enfermeros, “las guías solucionarán el problema. Serán guías elaboradas entre los profesionales, el ministerio, Muface, la Sanidad de la Defensa, las Comunidades Autónomas… Se van a tomar como punto de partida las guías que ya tienen desarrolladas algunas autonomías. Se busca la normalidad, lo mejor para el sistema”.

Por su parte, Víctor Aznar, presidente del Sindicato de Enfermería SATSE, ha valorado “la buena voluntad de las partes y se han debatido muchos más temas que conciernen a ambas profesiones y respecto a la prescripción el ambiente es muy positivo”.

Share This
El teu navegador està desactualitzat!

Actualitza el teu navegador per veure aquesta pàgina web correctament. Recomanem utilitzar Google Chrome o Mozilla Firefox.Descarregar una versió actualitzada

×