·Un estudio publicado en la revista científica “British Journal of Nutrition” revela que una hidratación incorrecta afecta al rendimiento cognitivo

·Los autores del trabajo detectaron “un aumento de tensión, ansiedad y estrés” bajo condiciones de deshidratación

Barcelona, 29 de junio -. Conocidos los efectos indeseados de una mala hidratación en el rendimiento de una actividad física, cada vez son más los estudios que asocian la falta de líquidos en el organismo a una disminución en el rendimiento cognitivo. A ello alude el trabajo “Una deshidratación leve afecta al rendimiento cognitivo y la actividad en el hombre”, recién publicado en la revista científica “British Journal of Nutrition”.

El trabajo fue realizado sobre una muestra de 26 adolescentes varones de 20 años, quienes fueron a sometidos a diferentes pruebas en condiciones de leve deshidratación, con el fin de comprobar la respuesta de su cerebro con una ausencia moderada de líquidos en su organismo.

Los resultados revelaron cómo los sujetos aumentaron el número de errores durante las pruebas, así como vieron disminuir su atención visual. Igualmente, se registró un aumento evidente en los indicadores de fatiga, tensión y ansiedad.

“Una leve deshidratación sin hipertermia en los hombres provocó cambios adversos en la atención y memoria, incrementándose la tensión, ansiedad y fatiga”, explicaron los autores del trabajo.

El presente estudio fue diseñado para comprobar los efectos de una leve deshidratación, con entre 1 y 2% de pérdida de agua en el organismo, en el desarrollo del ejercicio cognitivo en jóvenes sanos. Pocos estudios hasta la fecha se han ocupado de comprobar los efectos de una deshidratación leve en el rendimiento de nuestro cerebro.

Para provocar esa deshidratación leve, los autores del trabajo propusieron una leve sesión de ejercicio físico a temperaturas medianamente altas (27ºC). Para verificar los resultados, el estudio fue diseñado para dos sesiones diferentes, en idénticas condiciones ambos.

En las conclusiones del estudio, los autores sugieren que una hidratación leve puede provocar resultados más acusados para grupos poblacionales como diabéticos, niños o ancianos.

¿Qué se entiende por deshidratación leve?

La deshidratación se clasifica en leve, moderada o severa sobre la base del porcentaje de líquido corporal que se ha perdido o que no se ha repuesto.La deshidratación severa es una situación de emergencia potencialmente mortal.

La sed es el principal síntoma de una deshidratación leve, pero es necesario saber que la sed no es un signo específico del déficit de agua. Se estima que el organismo presenta un déficit del 5% de líquidos y unos signos clínicos caracterizados por la pérdida de líquido intersticial. Además, el individuo padece escasa temperatura cutánea y sequedad de mucosas. Tomar líquidos generalmente es suficiente en casos de una deshidratación leve.

Share This
El teu navegador està desactualitzat!

Actualitza el teu navegador per veure aquesta pàgina web correctament. Recomanem utilitzar Google Chrome o Mozilla Firefox.Descarregar una versió actualitzada

×