Se han contabilizado más de 300.000 casos y de 5.000 muertes desde el inicio de la epidemia. En los últimos días, varios centros de tratamiento de esta enfermedad han registrado un importante aumento en el número de pacientes, y aunque no se ha llegado ni mucho menos a los niveles que se vieron en el momento del pico epidemiológico, el número de nuevos pacientes afectados es diez veces superior al que se estaba dando hace tan sólo 3 meses.

Puerto Príncipe, 3 de junio de 2011. Médicos Sin Fronteras advierte de que la epidemia de cólera que afecta a Haití desde el pasado mes de octubre dista mucho de haber terminado. A lo largo de estos más de siete meses se han contabilizado más de 300.000 casos y de 5.000 muertes, y en los últimos días se ha producido un aumento importante en el número de pacientes que asisten a los hospitales, tanto en la capital como en otros focos del país.

“Si bien es cierto que el número de casos por semana empezó a disminuir a partir de febrero, esta epidemia que ya ha afectado al 3% de la población haitiana no ha podido darse por concluida en ningún momento”, explica Romain Gitenet, coordinador general de Médicos Sin Fronteras en Haití. “De hecho, en nuestros centros de tratamiento de cólera (CTC) de Puerto Príncipe, nuestros equipos han constatado un claro aumento de actividad desde mediados de mayo”.

La organización médico humanitaria ha tenido que reabrir de inmediato algunos de los CTC que ya estaban cerrados para evitar que los de Carrefour, Delmas, Martissant, Cité Soleil y Drouillard quedasen de nuevo saturados. “Desde el 29 de mayo, es decir, en menos de 5 días, MSF ha tratado a unos 2.000 pacientes en la capital y hemos recibido solicitudes para intervenir en los nuevos focos que se han producido en el interior del país. Ahora mismo, es importante que nos repartamos los esfuerzos y que nos coordinemos para aumentar nuestra capacidad de tratar a las personas afectadas por el cólera en Haití. Aún hay demasiadas estructuras públicas de salud que no están adaptadas para atender a los pacientes”,  explica Gitenet.

Para Médicos Sin Fronteras es esencial que las autoridades y sus contrapartes humanitarias se movilicen para contener la propagación de la enfermedad, reforzando el sistema nacional de vigilancia y de alerta, así como las estructuras de salud. La mejora inmediata de las condiciones de higiene, saneamiento y de suministro de agua potable debe ser una prioridad nacional para proteger a la población más vulnerable. Gitenet añade además que “la vigilancia sigue siendo la mejor forma de protección. La gente tiene que ser doblemente rigurosa en materia de higiene y beber agua que haya sido desinfectada. A partir de la aparición de los primeros síntomas, como vómitos y diarrea, es vital acudir lo antes posible a un centro de tratamiento. El cólera se cura bien, pero sin tratamiento médico puede llegar a matar muy rápido”.
 
Desde el momento que se confirmaron los primeros casos, varios equipos de MSF fueron desplegados en nueve de los diez departamentos que componen Haití para prestar apoyo a las estructuras de salud locales. Desde entonces, la organización médico humanitaria ha atendido a más de 130.000 pacientes; es decir, casi el 45% del número total de casos. de esta enfermedad que ya ha afectado al 3% de la población haitiana.

Para más información:
Toni Luna – 93 304 61 00 / 636 60 24 64  toni.luna@barcelona.msf.org

Share This
El teu navegador està desactualitzat!

Actualitza el teu navegador per veure aquesta pàgina web correctament. Recomanem utilitzar Google Chrome o Mozilla Firefox.Descarregar una versió actualitzada

×